Originales si que son estas piezas, pero cómodas seguro que no.

Si las vemos desde lejos parecen unos muebles diseñados y moldeados con cualquier tipo de metal, pero cuando el objetivo de la cámara se acerca vemos que está compuesto por monedas. Exactamente, peniques americanos, de níquel.

Cientos, miles de monedas insertadas sobre un soporte metálico, que es el que da forma a las piezas, cada una de ellas pegadas con milimétrica precisión.

Su creador es Johnny Swing y en su web se pueden ver más muebles de este tipo realizados utilizando elementos cotidianos, como por ejemplo, un sillón con vasos.

Más información: Johnny Swing

Vía: Contemporist