Cuando deseamos redecorar la habitación de los más pequeños… lo tenemos muy fácil solo hemos de utilizar nuestra imaginación, un poco de pintura y una pared en la que aplicar todos los ingredientes.


La realización de un mural infantil es una actividad divertida y muy agradecida por los pequeños. En ellos podemos pintar sus personajes favoritos, si no somos muy diestros con la paleta podemos utilizar plantillas.

Si te gusta este mural,  te damos los pasos a seguir. Los materiales serán los siguientes:

–          Lápiz.

–          Hojas blancas.

–          Pinturas acrílicas en colores naranja, rosado, lila, verde, azul, amarillo y blanco.

–          Pinceles de varios tamaños.

–          Papel absorbente.

–          Frascos con agua para limpiar los pinceles.

–          Ganchos de madera, para colgar ropa.

–          Cordón grueso del color que quieras.

–          Pegamento de contacto.

Primero realizaremos bocetos de lo que vamos a realizar en la pared. Practicaremos figuras de shorts, camisas, pequeños vestidos, hasta que tengamos el diseño que deseamos y nos guste.

Luego llevaremos estos dibujos a la pared, con la técnica que queramos… si no eres muy diestro podemos hacerlo con papel carbón. Recuerda que la ropa simula estar colgada de una cuerda, por ello en los extremos deberemos hacerlas ladeadas, es decir, con algo de movimiento para que de vida a nuestro mural.

Una vez traspasado el dibujo a la pared procederemos a pintarlo. Para hacerlo la técnica aquí utilizada ha sido colorear de los bordes hacia adentro. Por ello primero trazaremos los contornos del dibujo con la pintura.

Para conseguir el efecto matizado deberemos tener el pincel con poca cantidad de pintura, retiraremos el exceso en un papel absorbente y aplicaremos en forma de barrido rápido. Ejerceremos un poco de presión en el pincel.

De esta forma veremos cómo se difumina la pintura. Para reforzar las zonas blancas, haremos lo mismo pero con pintura blanca. Seguiremos esta técnica con todos los dibujos y luego dejaremos secar completamente.

Ahora pegaremos el cordón en la zona superior de los dibujos, así parecerán que estan enganchados a la cuerda. Luego añadiremos los ganchos en cada extremo para dar realismo. Para hacer esto nos ayudaremos con el pegamento de contacto.

Los palos de sujeción de la cuerda podemos dibujarlos o incluso pegar dos varillas largas de madera natural.

Igualmente podemos adherir alguna caja que sirva de almacenaje de juguetes o de zapatos. Hermoso ¿verdad? ¿Qué os parece?

Compartir
Artículo anteriorUna decoración pensada para almacenar
Artículo siguienteDecoración navideña de antes y de ahora
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!