Un detalle lujoso en el hogar nunca viene mal, aunque sea pequeños y casi imperceptible. Por ejemplo podemos incluir en la decoración de nuestro salón estos elegantes sujetalibros de Cartier.

Estás formados por una base blanca y dos panteras, una a cada lado, para proteger con fiereza tus ejemplares incunables. Bueno, eso es exagerar un poco pero si hay libros a los que tenemos especial cariño. Su nombre es Pantére y está realizado en cristal claro para la base y negro para el felino, perfectamente moldeado y redondeado.

Forma parte de una edición limitada de 30 unidades así que ya nos podemos imaginar el precio.

Más información: Cartier

Vía: Embelezzia