Opinión sobre Dormidán, un colchón bueno a muy buen precio

Hablando con compañeros, un día surgió el tema sobre si dormíamos bien o mal, cuántas horas y desde cuando teníamos el mismo colchón. La verdad, lo del colchón era una cosa que nunca me había parado a pensar, lo usaba para dormir y punto, no había valorado si estaba afectando a la calidad de mi sueño o no.

Rápidamente quedó claro que todos estábamos usando el mismo colchón desde el día que entramos a vivir a nuestras casas, salvo un compañero, que había cambiado recientemente de habitación y cama, por una más grande y aprovechó para cambiar de colchón. Nos comentó que lo de los colchones ya no era como antes ni en precios ni en materiales  y que en su opinión valía la pena comprar un colchón algo más barato y cambiarlo con mayor frecuencia. Él se atrevió a comprarlo por Internet sin haberlo probado antes, basándose en sus gustos y las opiniones de otros compradores.

Al llegar a casa me animé y decidí meterme en Google a buscar “colchones baratos”. En el primer puesto me apareció Carrefour, pero entré y eran las marcas caras de siempre, así que probé con el siguiente resultado de la búsqueda: colchonesdormidan.com

No conocía la marca, la investigué un poco, vi que llevaban varios años vendiendo online y encontré que también estaban en Ebay y Amazon algo que ya me transmitió confianza, así que me detuve un rato a consultar las opiniones de los clientes.

En Ebay sus estadísticas mostraban sólo 5 malas valoraciones de 1618, lo que me indicó dos cosas, que vendían mucho y que las opiniones eran mayoritariamente favorables.

Decidí comprar directamente en la web de Dormidán en vez de hacerlo en Amazon o Ebay, pues tenía más información sobre los productos.

Entré en la web y lo primero que descubrí, era que no sabía nada sobre colchones. Había montones de modelos y materiales ¿Cuál escoger?

Empecé usando el asistente para seleccionar colchón que encontré dentro del menú ‘colchones’. Este asistente me formuló una serie de preguntas para hacerse un sencillo perfil mío: ¿duermes sólo o acompañado? ¿Cuánto mides? ¿Cuánto pesas? ¿Te mueves mientras duermes? ¿Pasas calor o frío…? Tras marcar mis opciones aparecieron en pantalla los colchones sugeridos.

Estuve leyendo la ficha de los distintos modelos de colchones mostrados y como los dos únicos requerimientos que tenía en mente eran: que fuera tirando a duro y que no pasara calor, me llamó la atención por el nombre, uno que se llamaba colchón “Thermo Fresh”.

Me leí la ficha de características, tenía: firmeza alta, adaptabilidad alta y transpirabilidad alta, luego me mostraba un corte del colchón con los distintos tipos de tejido. No sabía que los colchones actuales tuvieran tantas capas.

El núcleo del colchón era de muelles ensacados, tuve que ir al diccionario de palabras que encontré a pie de la web para enterarme qué eran los muelles ensacados y el resto de tejidos que nombraba la ficha de producto.

Muelle Ensacado:

Muelle con forma cilíndrica, embolsados de manera independiente y unidos transversalmente por un tejido termo-soldado. Gracias a ellos se consigue una gran independencia de lechos dado que al estar ensacados independientemente, evitamos ruidos que se genera cuando uno roza con otro, ofreciendo una mayor flexibilidad y menor firmeza que otros tipos de muelles.

Sonaba bien, muelles ensacados, muelles independientes que ni hacen ruido y si te mueves no transmiten el movimiento al resto del colchón. También me gustó que este colchón tuviera asas, pues soy de los que da la vuelta al colchón un par de veces al año.

Me leí todos los datos y las opiniones de este modelo, vi que en general eran buenas opiniones, así que como era la web del fabricante pensé que las habría filtrado, pero bueno, las que había me ayudaron a saber si era como lo imaginaba o no.

Seleccioné el modelo de 150×190 cm, el precio poco más de 300€ con envío incluido (mi anterior colchón duplicaba ese importe y era de marca). Lo añadí al carro y dentro del mismo vi que podía meter el código de descuento que encontré al entrar en la portada de la web. Con el código aplicado, el pedido total se quedó en menos de 290€ con envío incluido.

Por fin, ya botón de finalizar compra y allí me entero de dos avisos muy importantes en los que no había caído:

1º Que el transportista realizaría la entrega a pie de calle.

2º Que comprobase que desde la calle a mi habitación, el colchón cabría por todos los sitios por donde fuera a pasar.

Efectivamente este era un detalle importante, el colchón no cabía en mi ascensor, pero si, por las escaleras, así que adelante.

Tras las comprobaciones, finalicé la compra pagando con tarjeta y al rato recibí un Email informándome de que me avisarían cuando fuera a salir mi pedido (en unos 5 a 10 días).

Al  sexto día recibí otro Email informándome del transportista, número de seguimiento y de que mi pedido llegaría al día siguiente. Debajo, unas indicaciones marcadas como muy importantes, de que al recibir el paquete comprobara el estado del empaquetado y que hiciera figurar en el albarán cualquier daño que notase (supongo que para posibles reclamaciones).

Al día siguiente, a media mañana, recibí llamada del transportista, ya estaba aquí mi colchón. Me llego tal cual, quiero decir que este no es de los que envían enrollados como vi en otros modelos. Vino cubierto con un cartonaje y plástico protector, no observe daños, así que con algo de esfuerzo lo subimos hasta casa. (Ojo, la empresa de transporte no retira el anterior colchón, es cosa nuestra llevarlo al punto limpio). Antes de quitarle el plástico, una etiqueta me avisó de que no usara cutter y de que tuviera mucho cuidado de usar cualquier cosa cortante.

Nada más sacarlo y ponerlo sobre la cama me tumbo para probarlo, me muevo, lo meneo un poco… y si, parece cómodo, no transmite los movimientos ni hace ruido.

Por fin, llegó la noche del estreno y quieras o no, dormir en otro colchón tras haber dormido años en el mismo, tiene su  aquel. Me costó dormir un poco, supongo que cosas de la cabeza. A la mañana siguiente me siento genial, he dormido muy bien, no he notado calor ni molestias.

Ahora y mientras escribo esto he dormido ya unos cuantos días en mi nuevo colchón y mi opinión sobre Dormidán y el colchón es que si llego a saberlo, hubiera cambiado de colchón mucho antes.

¿Lo recomendaría? Sí, he tenido una experiencia positiva y sin problemas.

A modo de resumen os dejo mis siguientes apreciaciones:

  • Si llevas muchos años con tu colchón, valora el cambiar de colchón hoy mismo. Es de esas cosas que hasta que no las haces no te das cuenta de lo bien que hiciste.
  • A la hora de escoger, piensa qué tipo de colchón te gusta y qué sensaciones buscas.
  • No hace falta gastar una gran cantidad de dinero para tener un buen colchón, lee, infórmate y selecciona.
  • Comprueba donde lo compres si te retiran el antiguo o no o si te lo suben a casa o te lo entregan a la puerta.
  • En serio, nos pasamos 1/3 de la vida en la cama, es hora de cuidar nuestro descanso.