Escuchar el canto y la suave melodía de los pájaros  es una actividad muy relajante, mejor despertarse con este dulce canto que con nuestro despertador habitual ¿no creéis?  Si te gustan las aves, la naturaleza y te apetece pasar más tiempo con los niños podemos ofrecerte una actividad muy sencilla y divertida para realizar juntos.


Hacer un comedero para pájaros y ubicarlo en el jardín, en la terraza o porche nos brindará la oportunidad de escuchar sus lindos cantos durante el día.


Los materiales para realizarlos son muy comunes y seguro que los tenemos en casa. Solo necesitaremos:

–          Una botella de plástico, nos vale cualquiera.

–          Un tornillo

–          Una cuerda para colgarlo

–          Un cuchillo y dos cucharas de madera.

–          Y alpiste para alimentar a los pajarillos.

El primer paso es realizar agujeros en ambos lados de la botella, de esta forma podremos pasar las cucharas que servirán de soporte para los pájaros y a su vez de comedero.

Luego rellenaremos la botella con el alpiste y, por último, clavaremos el tornillo en el tapón de la misma botella. Para colgar nuestro comedero casero basta con colgar una cuerda del tornillo clavado. Y ya está, listo… ¿fácil verdad?

Los materiales y la realización son sumamente sencillos. Ya solo queda ubicarlo en algún lugar como nuestra ventana o un árbol cercano. No es un comedero hermoso, ni bello, ni de los más bonitos… pero es una forma de reciclar y acercar la naturaleza a los más pequeños.