Los suspiros son aire y van al aire

las lágrimas son agua y van al mar…

y ¿el papel va al papel?

Ya se que el poema no sigue así pero es lo que ha debido pensar  Benjamin Hubert, un joven diseñador que ha creado un original revistero en el que el papel es el protagonista. Papel para el papel.

Se trata de una serie de revisteros creados con formas angulosas, cada una de ellas diferente a las demás, que parecen un trozo de papel moldeado por un niño, en cuyas endiduras y formas se pueden guardar nuestras revistas más consultadas.  Están creados en acero recubierto y pintado con diferentes colores.

Más información: layerdesign.com

Vía: Yanko Design