Desde hace un tiempo se volvió más que común ver paredes pintadas como pizarras, se pueden ver en diferentes ambientes, desde habitaciones y oficinas hasta cocinas. En este ámbito se han vuelto muy prácticas ya que permiten que anotemos diferentes pedidos, recados, recetas. Tengamos en cuenta que la cocina es un sitio de paso por donde transitan todos los miembros de la familia.

El uso de las pizarras en las paredes puede depender de los espacios que tengamos disponibles y del uso que le vayamos a dar. En algunas casas prefieren sólo dedicarles un pequeño espacio, en el que se podrán escribir frases cortas, dejar mensajes o permitir que los niños de la casa nos dejen una obra de arte.

Otra alternativa es colocar una pizarra sin tener que pintar la pared, en este caso podrás usarla en un espacio pequeño y por último existe la alternativa de pintar toda una pared con pizarra.

Paredes de pizarras

La pintura puede aplicarse sobre diferentes materiales como madera, metal, vidrio, azulejos. Normalmente la encontramos en el tradicional tono negro, aunque también es posible posible adquirirla en verde o celeste.

Se trata de una pintura con base al agua gracias a la que se podrá dibujar, escribir y pintar usando tizas. Es fácil de mantener y los restos de las tizas podrán eliminarse con borrador de látex o usando un trapo húmedo. Ten en cuenta que la pintura al agua tiene la ventaja de contener un bajo contenido de COV’S (Componentes orgánicos volátiles) siguiendo las directrices de la Unión Europea acerca de las pinturas para que respeten el medio ambiente.

Foto | Flickr