Detalles minimalistas y románticos hacen de un dormitorio un espacio elegante y sobrio, digno de una princesa moderna que no sigue tendencias, solo el simple hecho de tener un buen gusto.

Solo para chicas, la recamara de las mismas puede ser creada con una fusión ente la elegancia del estilo eclesiástico con la sensibilidad del romanticismo, creando así un ambiente vanguardista y sofisticado.

El poder mezclar detalles minimalistas, modernos y románticos, crea un dormitorio un poco ecléctico como ya mencionamos. Según el uso de colores suaves y contrastantes,  así como la selección de ornamentos decorativos, dan como resultado un espacio armónico, limpio, con personalidad propia y original.

Una gama de grises con morado puede ser aplicada, lo que puede crear un ambiente conjunto de manera exquisita.

El color morado da un toque de vida a una recamara sobria con tonos grises claros, sin provocar contrastes agresivos que causen molestia a la vista. Toma el papel de color complementario, el cual, al utilizarse en cantidades reducidas, logra un efecto funcional y agradable.

Siempre uno mismo puede optar por experimentar tanto como pueda, para así crear un lugar que no siga tendencias, simplemente como ya se dijo, estar agusto consigo mismo y poder tener una habitación en este caso que contenga todo lo que el poseedor desee y le guste, nosotros te damos las bases y tú has volar tu imaginación.