Los botones suelen ser un elemento, objeto, cosa…. como la queramos llamar que siempre quedan sueltos en la caja de la costura. Los vamos dejando “por si acaso” hacen falta para algo, para algún pantalón, alguna camisa….. y ahí quedan los pobres, esperando que les llegue el turno. Y pasan los días, pasan los meses, incluso los años. Creo que mi madre tiene un botón en la caja desde que yo tenía unos 10 años, porque recuerdo verlo cuando iba a buscar las tijeras y creo que todavía sigue ahí.

Pues ya está bien! Se acabó! a esos pobres bonotes hay que darles una vida digna ya! y el lugar elegido será el frigorífico o cualquier a la que se pueda adherir un imán. Van a ser nuestro próximos “sujeta-papeles”.  Tan sólo tendremos que comprar imanes y pegamento rápido o fuerte para adherirle el botón.

Cuando esté seco será un perfecto imán para nuestra notas, papeles, etc… que vayamos dejando por casa. Me ha encantado la idea, además podemos tener un gran repertorio, todo el que nos permita nuestra caja de costura.

Vía: Decoratrix