El triángulo de trabajo de toda cocina que se precie tiene que ser diseñado de acuerdo con una serie de principios fundamentales. Para empezar, ¿a qué nos referimos con eso del ‘triángulo de trabajo’?

Pues esta es la zona que determinan los equipos y muebles destinados a diferentes usos:

  • Zona 1: almacenamiento (nevera, despensa).
  • Zona 2: manipulación y preparación (encimera, fregadero).
  • Zona 3: cocina (bueno, no hace falta más explicaciones ¿verdad?).

Si conectas visualmente los puntos centrales de estas superficies (nevera, fregadero y vitrocerámica-cocina) obtendrás un triángulo. De acuerdo con los expertos, la media de la distancia entre los tres elementos se debe situar entre los 3,5 metros y los 6,6 metros. Entre la encimera y el fregadero la distancia media debe ser de entre 1,2 y 2 metros.

Kitchen counter

Una de las reglas básicas a la hora de planificar le remodelación de la cocina de cara a definir perfectamente ese triángulo es que no se debe interrumpir el paso entre los tres elementos. En principio, existen una serie de disposiciones básicas para tu cocina:

  • En línea: Esta es la distribución más habitual en las cocinas en España. Por razones obvias, no se puede formar un triángulo. La zona 1 y la 3 (almacenamiento y cocina) se deben situar en los extremos.
  • Cocina paralela: este diseño se suele emplear para aquellas cocinas en las que hay puertas en cada extremo. La zona 1 y la 2 se pueden situar una enfrente de la otra, dejando la de cocina en una de ambas superficies.
  • Cocina en L: ideal para aquellas cocinas en las que vayan a trabajar, habitualmente, dos o más personas al mismo tiempo. La zona 3 (cocina) debería quedar independiente en uno de los lados de la ‘L’, y en el otro deberían emplazarse la zona de manipulación y la de almacenamiento (por ese orden).
  • Cocina en U: la más lógica a la hora de distribuir nuestra cocina. En este caso, hay que ser cuidadoso para que los lados del triángulo de trabajo no superen la longitud antes apuntada.
  • Profesionales de las reformas integrales como Ahoramás recomiendan combinar en el proyecto de la cocina, tanto las necesidades funcionales de este espacio como la misión social que una estancia de la casa en la que, previsiblemente, vamos a pasar tanto tiempo debe de tener.

– POST OFRECIDO POR AHORAMÁS –