Nada mejor que poner la mesa de manera correcta, una forma de agasajar a nuestra familia o a nuestros amigos. La mesa siempre tiene que verse atractiva y bien presentada, sin importar si debemos colocarla para su uso cotidiano o para una importante comida Los detalles deben cuidarse siempre.

Una manera de que la mesa luzca bonita es usando manteles de tela, sin importar si es de algodón o de alguna fibra acrílica. El mantel tendrá que ser impecable, súper limpio y planchado, cuando aparezca la primera mancha deberá ser cambiado para su lavado. Lo mismo sucede con las servilletas que acompañarán cada una de nuestras comidas. Otra buena opción es usar individuales o tapetes individuales, una manera más práctica de poner la mesa e igual de bonita. Tienen la ventaja de ser más fáciles de lavar y reponer.

Poner la mesa
Fuente: Luci Nieto

Los manteles o tapetes deberán tener bordados lisos y estilizados, colores firmes (sólidos), estampados armoniosos, podrán estar creados en tejidos de algodón o tejidos de fibra. Los que son de fibra amortizan su precio con el paso de los años ya que se pueden lavar y secar rápidamente sin estropearse y sin necesidad de planchado.

Colocar flores en la mesa es un detalle bonito, sencillo y muy agradable. Con un simple ramito de flores u hojas silvestres en nuestra mesa hará la diferencia. Podrás colocarlas en centros de mesa bajos, en el centro de la mesa, sin que impidan la visibilidad y la comunicación entre las personas que vayan a compartir la comida.

Es necesario evitar las flores que tengan un aroma muy fuerte ya que se podría mezclar con el aroma de la comida.

Cada una de las personas que se siente a la mesa deberá tener un plato llano, sobre él se colocará un plato sopero, si es que se va a servir sopa. Los platos tendrán que ser colocados a unos dos centímetros del borde de la mesa. A su derecha se ubican la cuchara y el cuchillo para cortar carne, el cuchillo del lado del plato y la cuchara del lado de afuera. Del lado izquierdo del plato se deberá colocar el tenedor.