Instalar suelos nuevos en casa es uno de los planes decorativos que más apetece para dar un giro de 180 grados a los interiores. Pero ojo, no siempre es fácil acertar con la elección. A veces resulta complicado decantarnos por las soluciones que mejor van al estilismo doméstico. Esta pequeña hoja de ruta puede ser tu salvavidas para que el proyecto sea un éxito.

suelos nuevos
Fuente: allabout-building

Estrenar suelos nuevos está muy bien. Pero siempre que hayamos trazado una estrategia decorativa a nuestra medida. Por mucho que nos atraigan ciertos modelos, colores y acabados, habrá que ver si nos encajan. Y no perder de vista su grado de comodidad en cuanto a mantenimiento y limpieza.

Suelos nuevos, o simplemente una limpieza de cara

Aunque el plan de poner suelos nuevos nos emocione, tal vez solo sea necesario en casos puntuales. Por ejemplo, si la tarima de madera de nuestro salón es bellísima a pesar de su antigüedad y está bastante bien conservada. No hay por qué renunciar a su calidez. Puede ser un error sustituirla por otro material, como por ejemplo un laminado. Quizá sea suficiente con pintarla para lograr un lavado de cara eficaz. A cambio nos habremos ahorrado una inversión económica importante y el montaje que conlleva cualquier nueva instalación.

Fuente: Industrias del tablero

Reservemos esos suelos nuevos para otras estancias con más uso. Sobre todo si vamos a ser nosotros los encargados de recuperar ese material antiguo. Pintar sus tablas de color blanco sea la opción que más vaya con el ambiente del salón, porque su decoración se inspira en el estilo escandinavo, con muebles blancos y decapados. Antes de pintar la tarima, será fundamental preparar bien la superficie para lograr una adherencia perfecta de la pintura.

También te puede interesar:  ¿Qué necesita un patio o una terraza?

Bastará con aplicar sobre ella una capa de imprimación, tipo epoxi al agua, después de haberla limpiado y secado. Así podremos seguir disfrutando de su nobleza con una imagen mucho más actualizada. Y los suelos nuevos los luciremos en otros espacios, como la cocina y el baño.

Materiales que engañan al ojo

Fuente: gunsho

A la hora de estrenar suelos nuevos no debemos caer en el error de pensar en su papel estético por encima de otros aspectos, como el funcional. Dejarnos llevar sin más por la personalidad que destilan sin pararnos a pensar si son todo lo prácticos que necesitamos que sean. Y más si hablamos de renovar espacios domésticos con mucho tránsito, donde nos pasamos la vida con nuestra pareja o trasteando con los niños.

Seamos realistas. Una madera en nuestra cocina abierta puede ser el mayor de los desastres. Pero no se trata de renunciar a su calidez ni a su naturalidad, sino de dar con otra solución. Tan sencillo como recurrir a esos materiales que imitan su acabado con un realismo asombroso. Hay cerámicos capaces de hacernos dudar cuando los contemplamos por cómo recrean el efecto inconfundible de la madera. Estos suelos nuevos son una gran alternativa. Solo con mirarlos ya empezaremos a sentir que añaden confort, sin preocuparnos de que se estropeen porque son bastante duros y fáciles de mantener. Seguro que estos dos datos nos importan.

Fuente: Go plus

A la hora de elegir entre estos cerámicos probablemente nos gustará más de un modelo. Hay infinidad de tipos de acabados que imitan a la perfección la madera. Y los más decorativos suelen ser los que combinan varias tonalidades, o incorporan letras o motivos envejecidos. Estos suelos nuevos sintéticos son todo un fichaje.

También te puede interesar:  Truco para eliminar manchas de vino

Atención a los colores oscuros

Fuente: timba floors

Otra decisión que puede darnos más de un disgusto al instalar suelos nuevos es lanzarnos con soluciones atrevidas poco meditadas. Está claro que el mundo de la decoración no se entiende sin lanzarnos a experimentar. A dar un paso al frente más allá de lo establecido. Pero siempre en su justa medida y como beneficio para nuestros entornos domésticos. De poco sirve integrar en las habitaciones pavimentos que nada tienen que ver con nuestro estilo. Sin armonía serán un fracaso en toda regla.

Puede que hayamos caído en la tentación de colocar un pavimento negro o muy oscuro que recorra la casa de punta a punta. Plantearnos ponerlo en nuestro dormitorio ecléctico, o en las zonas comunes, para que se luzca más y sea la admiración de nuestros amigos. Aunque estas propuestas derrochan elegancia a raudales, no todo son ventajas. Si nuestra vivienda es muy luminosa, perfecto. Pero si no es así y las habitaciones son más bien apagadas, hay muchas papeletas para que no sea una idea afortunada.

Fuente: gutiérrez larre

Estos suelos nuevos despliegan todo su esplendor en estancias de generosas dimensiones, sin apenas barreras arquitectónicas. Y con una gran fuente de luz natural como aliada. Si no queremos renunciar a su alma glamurosa, podemos pensar en ellos dosificándolos, para que no saturen el conjunto. Por ejemplo, situarlos donde haya cerca paredes pintadas de blanco, para compensar su intensidad. O animarnos a pintar los rodapiés en este mismo color, que de paso actualizarán los interiores.

A la última pero con moderación

Fuente: Enot.co

Ir al ritmo que marcan las tendencias nos permite disfrutar de una decoración viva, pero cuidado con pasarnos de la raya. Y esta reflexión vale cuando entra en nuestros planes colocar suelos nuevos sin caer en si son delicados o pueden saturar los ambientes. Cuando llega el momento de instalarlos, es importante sacar nuestro lado más práctico porque así tomaremos decisiones acertadas.

También te puede interesar:  Teteras como colgadores

Es cuestión de encontrar soluciones que vayan con nuestro ritmo diario y a la vez posean esa imagen contemporánea que tanto nos gusta. La piedra y el microcemento pueden ofrecernos todo lo que buscamos en cuanto a resistencia y dureza. Dentro de estos suelos nuevos también hay cabida para las propuestas con un punto vintage, como las baldosas hidráulicas. Seguro que encontramos la manera de lucirlas en muchos lugares de casa.

El secreto está en combinarlas con otros revestimientos lisos, como la cerámica o la madera. O crear vistosas alfombras y composiciones. No hay nada como tener las ideas bien claras para estrenar suelos nuevos este otoño con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Te parecen útiles mis consejos?