Un recurso muy utilizado y extendido para no manchar la mesa es el uso de posavasos. Este método anti-manchas es muy recomendable, sobretodo en caso de realizar visitas en casa o fiestas descontroladas…

 

Aunque no siempre son respetados por nuestros invitados, los posavasos son una forma útil de evitar la marca en la mesa de copas, latas, vasos y botellas.

La variedad en el mercado de posavasos es impresionante, pero si queremos algo personal y llamativo que cumpla con su principal función… la de absorber y/o contener el líquido, podemos hacerlos nosotros mismos.

Los posavasos de corcho son muy sencillos de realizar, con un par de sugerencias seguro que vuestras obras os quedarán geniales en casa; y podremos olvidarnos de esas horribles marcas en la mesa.


Para este modelo necesitaremos trozos de corcho, por ejemplo tapones de botellas de vino. Nos haremos con todos los que tengamos; el primer paso es cortarlos, con una fina cuchilla, a modo de rodajas o pequeñas lonchas… como si fuera salami. Deben de llevar un grosor similiar entre ellas, para no formar escalones.


Una vez cortados, pondremos las piezas de corcho en un lugar plano y les daremos la forma que queramos, redondos, cuadrados, ovalados… etc. El último paso es la de unir los trozos con hilo grueso y aguja, este puede ser de varios colores o de un solo color.


Si tenemos máquina de coser, podemos hacernos con un trozo grande de corcho y cortarlo en círculos. Una vez hecho los coseremos con puntadas de colores dando las formas que más nos gusten.


Para alegrar nuestras meriendas y fiestas, también podemos pintarlos a mano, decorándolos como más nos gusten. Entrando en lets-explore.net podemos observar cómo se hace paso a paso.


Si queremos posavasos con formas características podemos poner encima del mismo, antes de cortarlo, el objeto al que queramos que se asemeje y calcarlo bordeándolo con un lápiz sobre el propio corcho… luego no habrá más que recortarlo y ya está, ahora podemos pintarlo, coserlo o lo que nos plazca.

Compartir
Artículo anteriorEscritorios pequeños, grandes ideas
Artículo siguienteMi gato tiene casa
Silvia Martínez Casares

Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria… etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida!
Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)… entre muchas otras cosas!