En la decoración de interiores conocemos ya, muchas estrategias o trucos para agrandar visualmente estancias de pocos metros cuadrados. Pero ¿qué hacer cuando tenemos mucho espacio?


¿Cómo decorar tantos metros? La idea es sencilla, si en espacios reducidos el objetivos será ganar en iluminación y espacio a través de colores claros y muebles reducidos pero funcionales… para estancias las opciones para jugar se incrementan.

Podemos combinar prácticamente como deseemos, sin que se haga necesario buscar formas y maneras de proporcionar metros cuadrados. De esta forma jugaremos con el color y la distribución de los muebles.

En este caso y a no ser que deseéis buscar otro tipo de ambiente, intentaremos crear una estancia acogedora. Delimitar zonas, separar ambientes y centrar la atención en lugares estratégicos será nuestra meta.

Es necesario saber separar espacios, si queremos decorar estancias amplias y abiertas; de esta forma podemos crear ambientes distintos dentro de una misma habitación. Sobretodo si tenemos viviendas tipo loft donde una misma estancia nos servirá para usos múltiples.

Cuando lo que nos sobra es espacio, no es necesario ubicar todo el mobiliario pegado a la pared; con esto podemos algunos muebles, estratégicamente, en la zona central. De esta forma se separarán espacios diferentes, dentro de una misma estancia.

Entre estos muebles que podemos colocar tranquilamente, puede ser una sencilla estantería, un panel multifunción, biombos… etc todo para compartir un espacio común.

La primera imagen, nos muestra como ejemplo su decoración a base de colores más bien fríos… pero muy intensos.

El suelo esta en color malva, las paredes han sido resaltadas con una combinación de verde y blanco. Las paredes grandes nos brindan el lujo de poder pintar cada una de un color diferente.

Si tienes espacio aprovecha sin miedo, ya verás que el resultado te sorprende.