Atrévete a ser pintor y decora tú mismo el salón, la cocina o la habitación de tus hijos. ¿Por qué gastar cuando podemos pintar? La personalización en el diseño está de moda. No seas tímido no hay que ser Velázquez para pintar algo simpático.

En la habitación de los niños es una gran idea, un poco de imaginación, un poco de ingenio y seguro que algo lindo sale.


Si no se nos viene nada a la cabeza también podemos buscar vía internet imágenes que nos gusten y hacer una versión de los mismos. Hay miles de imágenes graciosas y muy decorativas para poder pintar, incluso podemos sacar unas plantillas.


¡No seáis cabezotas!… que no es necesario que salga exactamente igual que la imagen que estemos utilizando. Pero lo mejor de la pintura y el dibujo es dejar salir la creatividad que llevamos dentro. ¡No me leas así! Aunque pienses que no tienes ninguna, te aseguro que tienes.


Realmente os sorprenderíais de ver lo que hacen un par de líneas sencillas y llamativos colores. Como dije antes, en la habitación de los más pequeños de la casa coged un pincel y pintad algo alegre, dadle un toque atractivo utilizando colores vivos como el rojo, el amarillo, azul… naranja o el rosa.


¿Qué es lo peor que podría suceder? Todo se soluciona con una mano de pintura. Ponte tu traje de creatividad y no te cortes ¡pinta algo hermoso para tus hijos!

Podeis haceros con unas plantillas o sacadla vosotros mismos de láminas para colorear como estas y dejad salir el niño… o el artista que llevamos dentro.


Si quieres decorar una habitación con gracia, alegría y gastando lo menos posible, este es un método bastante económico del que podemos sacar provecho y sorprendernos del genial resultado ¡Utilizad el pincelito y a pintar artistas!…


Compartir