Las alfombras de casa pueden tener la forma que tu quieras siempre y cuando tengas unas nociones básicas de manualidades. Cada parte de la casa suele tener un estilo característico y por tanto una alfombra que le encaja más o menos, por ejemplo en el salón suelen ser alfombras más sobrias aunque también irá en función de la decoración, pero el contrapunto sería las alfombras de la habitación infantil.

En ella podemos jugar con infinidad de tejidos y dibujos para obtener un resultado muy divertido.  Los materiales que necesitaremos son:

  • piel sintética (color a nuestra elección)
  • sellante líquido de costuras
  • tijera
  • marcador permanente
  • almohadilla antideslizante

Proceso:

Primero nos hacemos con la tela , en este caso piel sintética, y dibujamos una nube en la parte trasera. Recortamos la forma y sacudimos bien para quitar el exceso de pelusa.

Una vez limpio aplicamos el sellante líquido en la base de la tela, alrededor de toda la alfombra, con cuidado de no manchar nadad, y dejamos secar bien antes de colocarla en el suelo, podemos darle la vuelta hacia arriba o colgarla.

Una vez que esté seca ya podemos colocarla donde deseemos. Como consejo, podemos agregarle en la parte trasera una almohadilla antideslizante para evitar resbalones al pisarla, pues ya sabemos que los niños corren y juegan por la habitación y pueden caerse con facilidad al pisarla.

Estos consejos los podemos aplicar también a otros dibujos, e incluso a otros tejidos, ya que cada habitación infantil es un mundo, con motivos diferentes que completaremos con nuestros complementos manuales y ya veis que de forma muy sencilla.

Más información en: imujer