Visitar la casa materna es una experiencia que cada vez adquiere un tinte diferente, puede ser realmente amorosa, reconfortante, enriquecedora o nostálgica. Retornar al espacio en donde muy probablemente hemos vivido nuestra infancia y adolescencia –con suerte los que pudieron irse pronto y sin inconvenientes- es como abrir un álbum de fotos familiar: viajamos al pasado y de alguna manera volvemos a ser hijos, hermanos y niños.

El viaje en el tiempo también puede convertirse en una pesadilla, un sueño desagradable que quisiéramos olvidar pero que está ahí, latente. No es difícil recordar el porqué de nuestra decisión de irnos de casa cuando pasamos mucho tiempo en compañía de nuestros padres, de nuestros hermanos, de nuestros sobrinos e incluso de nuestros vecinos. Rápidamente quedan en relieve todas las cosas buenas que nuestra vida actual tiene y la seguridad de que la familia además de ser importante debe tomarse en dosis pequeñas.

En las fotografías solo recordamos buenas cosas. El álbum de fotos portátil Picture Book Pocket Digital Photo nos permite llevar en la cartera todas las fotografías que quepan en 64 MB de memoria interna y visualizarlas en su pantalla TFT de 3,5 pulgadas. Tiene la función de slideshow. Mayor información en la página Web nologia.com