No se a vosotros, pero a mí me encantan las rayas. Aportan un ambiente personal y juvenil a nuestras estancias. Si a ti también te encantan sigue leyendo!


La decoración a base de rayas brindará un toque interesante y llamativo a cualquier habitación, de nuestro hogar, que deseemos decorar. Tenemos multitud de opciones con las que contar si nos encanta las rayas, en esta ocasión combinadas en blanco y rojo.

Esta combinación alegre y encantadora, es perfectamente adaptable a cualquier parte de nuestro hogar. Son diversas las formas en las que podemos implementar este tipo de decoración en nuestro hogar. En estancias cuyo protagonista sea el color blanco podemos añadir un toque de color, estampados rojos.

La integración de esta combinación también se hace posible en elementos decorativos y mobiliario, revestimientos, suelos, pintura…

Los detalles serán de suma importancia. Podemos ubicar textiles en rojo y blanco, por ejemplo en las cortinas o los cabeceros de las camas.

También la ropa del dormitorio como colchas y sabanas pueden ir perfectamente con esta llamativa combinación. Pero recuerda guardar un equilibrio pues de lo contrario saturaremos demasiado el ambiente.

Si quieres crear un efecto visual de tener los techos más altos, simplemente pinta o adhiere papel a las paredes con rayas blancas y rojas… pero en esta ocasión es ponerlas en vertical.

Ya sabes, si te gustan las rayas… ¿por qué no decorar con ellas?