Buenos días, en el espacio de hoy nos encantará hablarles sobre el estilo Zen para nuestros recibidores. Si quieres añadir un toque diferente y cambiar elook de tu recibidor, aquí te dejamos una bella inspiración.

El estilo zen en la decoración, tiene que ver directamente con la creación de espacios que influyen directamente en los estados de ánimo, por ello el hall de nuestra vivienda marcará la experiencia de manera notable, no solo en nosotros, sino en los visitantes.

De entre todas las sensaciones que pretendemos transmitir en el hogar con este tipo estilo, probablemente la más importante en el hall sea la de la tranquilidad acogedora, pretendemos la invitación al interior de nuestra casa a partir de una promesa sensitiva de bienestar, por ello la principal clave estriba en una buena combinación de elementos que comienza, incluso, con la forma y pintura de la puerta de entrada.

En líneas generales pudiéramos inclinarnos por tonos blancos o beige en la elección de los colores que, combinarán de manera perfecta si la elección del suelo recae sobre una superficie de madera (parquet por ejemplo) natural que busque casar en impacto con las paredes y lograr ese efecto que buscamos.

Debemos huir de recargar el espacio con muebles y por supuesto en la elección de estos tiene que pesar la combinación con los elementos ya citados así como la apuesta decidida por las líneas rectas en sus formas generando sencillez y eficacia y liberando espacios, un espejo bien situado en conjunción con la pieza de mobiliario elegida y que respete el principio de las formas puede ser un buen acompañamiento.

Resulta importante detenerse en la iluminación de esta decoración zen de nuestro hall, debemos recordar que no pretendemos impresionar, ni epatar, sino invitar y tranquilizar, es por ellos que, sin caer en el déficit de iluminación, buscaremos crear ambientes ligeros de luminosidad, a ser posible generalizados y que no formen focos de luz concretos.