Si te interesa el reciclaje, hoy en Decoración 2.0 te contamos una magnífica idea para realizar con las bombillas que tengas en casa y no utilices por estar estropeadas. Vamos a dar a estas bombillas una nueva función, vamos a utilizarlas como un decorativo florero. ¡Toma nota de cómo reciclar bombillas para hacer floreros!

Estos floreros podemos utilizarlos para la decoración de cualquier rincón de nuestro hogar y, además de ser utilizados como un artículo decorativo, estaremos reciclando.

floreros-bombilla.jpg

Seguro que todos tenemos algunas bombillas en casa, que no funcionen. Así que solo tendremos que reunir una perforadora, unos alicates pequeños, una jeringuilla, tus flores favoritas y un poco de agua. Por cada bombilla podremos realizar un jarrón.

Así que de esta manera vamos a comenzar con un pequeño agujero en la zona metálica de la bombilla de luz, este agujero servirá para poder sacar todo el interior de manera muy sencilla. Recuerda no hacer un agujero demasiado grande, pero tampoco muy pequeño.

Ahora bien, con los alicates pequeños comenzaremos a remover todo el interior de la bombilla… retira este con cudiado y, recuerda que quede completamente vacía sin ningun resto de material.

Seguidamente limpia un poco la base y elige tus flores favoritas, por ejemplo podemos poner unas lindas margaritas o algunas flores campestres. Este jarrón brindará un toque personal y sencillo a nuestro hogar.

Coloca las flores elegidas en el interior de la bombilla y con ayuda de una jeringuilla introducimos el agua que estimemos oportuno. Para terminar, solo queda escoger una bonita base para que la bombilla no ruede con su redondez. Esta base puede ser un pequeño soporte de madera o puede que una base metálica o de plástico… pero sea lo que sea deberemos pegar la bombilla a la estructura. Dejamos que seque muy bien y listo.

Un truco para que tus flores duren más es colocar una pequeña aspirina en el agua y ¡listo!

  • Natalia Reichardt

    Otra manera de hacer que tus flores cortadas duren más es ponerles poquita agua, justo para que tengan agua, pero sin que el tallo quede en remojo. Así evitaremos que se pudra antes de que la flor esté marchita.

  • Pingback: Bitacoras.com()