En ocasiones las mejores ideas son aquellas más sencillas. El reciclaje y la restauración de objetos y muebles es una buena opción para prolongar la vida de algunos artículos conviertiendolos en objetos funcionales y decorativos.


Si quieres una idea sencilla, con resultados atractivos, podemos coger algunos frascos y botellas de vidrio que tengamos por casa. Con un poco de pintura, del color que más nos guste, podremos tener adornos nuevos, por ejemplo para la cocina.

Con un precio muy asequible y sin tardar demasiado tiempo, obtendremos articulos realmente bellos. Para reciclar alguno de tus tarros basta con que los limpies a fondo eliminando cualquier resto de polvo o suciedad. Una vez bien limpios los dejaremos secar.


Ahora basta con pintarlos por dentro con el color que más nos guste y combine con la decoración de nuestra cocina o estancia a decorar. En este caso se ha elejido  un color blanco neutro. Recuerda que los tarros solo se pintan por dentro.

Una idea para no desperdiciar pintura será echar un poco de pintura dentro del frasco y la moveremos hasta que cubra el tarro. Luego juntamos el resto de pintura que sobre.

Una vez bien pintados, dejamos secar perfectamente. Recuerda que deben quedar pintados solamente por dentro. Listos para decorar.