Nadie me entendió el día que dejaba la oficina.. “Estás loca” dijeron algunos. “Estás Loca” pensaron otros. Y en cierto modo tenían razón, aunque no de la manera en que ellos creían. Lo que pasaba era que no conocían las razones por las cuales tomé la decisión o por lo menos no todas. Si lo hubieran sabido seguro me habrían entendido, más allá de eso, me habrían apoyado.

Imagen 13

La razón principal por la que dejé mi antiguo trabajo no es que estaba cansada de hacer lo mismo todos los días y quería dedicar más tiempo a la crianza de los niños, que fue lo que dije a mis compañeros, sino que decidí asociarme con mi esposo y montar nuestra propia oficina de diseño. El con su experiencia como administrador de empresas y yo con la mía en diseño de interiores fundamos una oficina que rinde frutos y nos da satisfacciones.

Imagen 14

Recuerdo muy bien que uno de nuestros primeros clientes nos pidió asesoría de diseño para su salón y no se me olvida que gracias a nuestra recomendación ella, era una mujer, nos hizo tan buen nombre que en poco tiempo cuatriplicamos nuestra productividad –en términos de mi esposo-. Esa vez la recomendación fue un juego para salón de tres piezas: un sillón de tres plazas, de 200 x 90 x 70 cm, una silla, de 71 x 90 x 70 cm, y un butaco de 71 x 90 x 40 cm. Fabricados excelentemente en madera de rosa, liviana y oscura, y tapizados en piel color marfil. Los muebles aun están a al venta y debo decir que gracias a ellos nuestra carrera profesional como oficina independiente dio su primer paso firmemente. Mayor información en la página Web www.pmcostyle.com

Imagen 15