Si te apetece renovar la cocina, pero no tienes bolsillo de donde tirar.. hoy te presentamos una serie de soluciones con las que no es necesario realizar obras y ponerlo todo patas arriba.

A quién no le apetece dar un nuevo look a su cocina? Ahora que llega el calor quizás se la época perfecta para pintar las paredes, cambiar algunas muebles.. innovar en textiles.

Por ejemplo los azuejos de las paredes son más complicados de cambiar pues si tenemos que meternos en alguna obra, pero si estas cansado de ellos siempre hay soluciones fáciles y económicas con las que podemos contar.

Por ejemplo podemos hacernos con pinturas específicas para azulejos y cambiarles la cara, realiza un bonito diseño podemos pintarlos entero o añadir un motivo, letras, dibujos, diferentes tonalides.

TAmbién podemos probar a forrar los frentes de azulejos que se situan sobre la encimera, esto podemos hacerlo con paneles de acero o cristal. También podemos iluminar esta zona.

Otra idea es pegar piezas de cerámica o vidrio a los azulejos, se pegan y quedarán muy lindos, con un gran acabado y sin obras de ningún tipo.

Ahora vamos con el suelo, este también es un punto que podemos cambiar sin realizar obras o evitandolas.. por ejemplo podemos revestir las baldosas con un suelo laminado, no es necesario ni quitar el suelo. 

El vinilo flexible sirve para tapizar el suelo, también podemos utilizarlo y ya verás qué bien queda! Podemos hacernos con un formato continuo o bien de losetas.

Otra idea para el suelo es ubicar baldosas de PVC, estas se colocan muy fácilmente sin nada de obras y tenemos todo tipo de acabados como cerámica, piedra.. etc.

Por último, como otra opción es pintar el suelo con pinturas específicas y un rodillo.. quedará genial y si queremos cambiar de color no tendremos ningún problema.

Por último si tenemos un poco más de dinero o algunos muebles que no utilicemos, podemos simplemente renovar el mobiliario. No es necesario comprar nada, si no quieres, siempre podemos recurrir al bricolaje y añadir tiradores nuevos, restaurar algún mueble que nos guste para la cocina.. arreglar los que ya tenemos, pintarlos en otro color.

Un recurso que nos viene genial es el comprar tiradores o cambiar los que ya tenemos.. parece que no, pero la cocina cambia muchísimo.