Cuando deseamos redecorar nuestra vivienda, la primera o una de las primeras opciones que se nos viene a la cabeza es volver a pintar las paredes de las estancias. Esta, ciertamente, son grandes ideas ya que daremos un nuevo look al hogar.


Pero, en muchas ocasiones, cometemos siempre un gran error; empezar a pintar sin revisar el estado de las paredes. Debemos ser conscientes de las condiciones en las que se encuentran nuestras paredes.

Si las paredes no se encuentran bien, el trabajo que hemos realizado será en vano. Por esto es que antes de pintar, vamos a revisar las superficies en busca de grietas, humedades o manchas de otro tipo.



Cada zona afectada la trataremos convenientemente según las necesidades. Para ello existen productos y artículos en Decoración2.0 creados minuciosamente para ayudar y hacer más fácil, paso a paso, la resolución de los distintos problemas en las superficies.

Si el problema es de humedad revisad este artículo por si os ayuda en esta situación; por lo demás analizaremos las posibles grietas generadas por distintos factores. Estas, si las hay, deben ser eliminadas corrigiéndolas. De esta forma la pintura se impregnará adecuadamente y el resultado durara mucho más tiempo.

Ya hemos hablado en otros artículos cómo solucionar el tema de las grietas; ahora lo recordaremos brevemente, es muy sencillo deberemos de dar pequeños golpes alrededor de la misma para que se descascarille toda la zona afectada. Luego mojaremos la zona con agua.

Si la zona está demasiado afectada y la grieta llega al ladrillo deberemos de rellenar con una pasta especial de venta en ferreterías.

Si el daño no es tan grave basta con aplicar una base de yeso y cubrir la zona. Por último lijaremos para que queden al mismo nivel que el resto de pared.

Antes de proceder a pintar, deberemos dar una mano de pintura al area afectada y dejar secar para proceder a pintar toda la superficie del tono deseado.