El espacio y la economía hace que cada vez se diseñen y se adquieran más muebles que tengan durabilidad y varios usos, pero esto es una tarea especialmente complicada si hablamos de los muebles para bebés. A los poco meses ya no podemos utilizarlos porque los niños van creciendo y necesitan de otros objetos.

Por ejemplo, las tronas. Son muebles que suelen utilizarse pero al final están abocados a quedarse en un rincón, pero esto no le sucede a este diseño.

El modelo se llama Chairing y es una trona de contrachapado de madera de abedul creada para ser muchas cosas más, un sistema flexible pensado tanto para los más pequeños de la casa como para los papás.

La idea la desarrolló Christophe Walch para la empresa Crival pensando en un mueble que crezca con el niño, que pueda regularse a su crecimiento e incluso que pueda servirle como escritorio, y todo sin utilizar herramientas.

El precio ronda los 200€-245€ según la tienda y puede adquirise, por ejemplo, en Bebeando y en Eurekakids, pero por ahora sólo en color rojo.

Más información: Crival

Vía: Decopeques