Conocimos los puff hace unos años y cada vez nos sorprende más con la evolución que se producen en sus diseños. Grandes, pequeños, XL, XXL, con formas de animales, de pelotas de diferentes deportes… todo evoluciona, y ellos no iban a ser menos, pero esta variante me ha dejado un poco alucinada.

Como se ve en la imagen es un puff con el asiento de una silla incorporado y yo pienso ¿donde queda la comodidad del puff? ¿aquellos de dejarte caer y sentarte de cualquier forma? ¿y donde está la solidez de la patas de una silla? Estéticamente es una propuesta muy novedosa y original, pero a mi no me convence demasiado. Habrá que probarlo. Por cierto su diseñador es James Van Vassel y todas sus creaciones tiene un toque original y extravagante como seña de identidad.

Vía: No puedo creer…