La vida de un mueble dura más de lo que muchos de nosotros podemos pensar o desear. Cuando se estropea el tapizado siempre se puede volver a tapizar con otro más actual, porque a buen seguro que el anterior tiene bastantes años, incluso con un tejido resistente para que aguante unos cuantos años más.

Incluso si se rompe alguna parte de la estructura también se puede reparar, aunque evidentemente siempre llegará un punto en el que lamentablemente tengamos que desacernos de él. Nada es eterno.

Pero antes de que llegue ese momento podemos renovarlo a través de un tapizado que nos guste más o que haga juego con la nueva decoración o con la nueva pintura. En este caso el estampado estropeado de leopardo se ha cambiado por un gris suave, con los bordes en blando y cojines de varios colores para poner el tono alegre. Un cambio radical.

Vía: Design Sponge