Como ya hemos visto en otros posts, a medida que las ciudades se hacen más grandes, los espacios para vivir se hacen más pequeños.  Lo mejor entonces es tratar de organizar el ambiente que tenemos de la mejor manera posible. La primera regla básica para que una habitación o ambiente parezca más grande es evitar el desorden. Y otra buena solución es utilizar la altura de la habitación que vamos a amoblar en vez de extendernos en el ancho. Hay que compaginar el espacio para la  con gran cantidad de sitio de almacenaje para poder tener libros, CDs, dispositivos…

Hoy en día ya no es una preocupación a la hora de decorar una habitación pequeña, ya que gracias al ingenio de muchos diseñadores, se han ideado una gran variedad de mobiliarios en variados tamaños que se adaptan perfectamente a cualquier espacio. He encontrado estas ingeniosas soluciones en cuartos para niños o jóvenes que tratan de ahorrar el espacio máximo. Y lo consiguen. Al elevar las camas, las cajoneras tienen un espacio amplio y de fácil acceso. Me imagino el entusiasmo de cualquier niño al ver su habitación amueblada de esta forma. Evidentemente esto sólo es posible cuando disponemos de techos altos.

En esta alternativa se ha dejado espacio para un vestidor debajo la cama. Al elevar también el escritorio hay espacio para una sección de almacenaje debajo de él.

Cajoneras y armarios debajo la cama. Incluso queda espacio para guardar pelotas debajo de la escalera.

Bajo el escritorio central hay otra cama doble que se saca hacia afuera en caso de que nuestros niños reciban amigos a dormir.

 

Debajo de la cama superior hay muy cho espacio para almacenar y tener las cosas accesibles al mismo timepo.

En este caso y en los otros la cama cuenta con una barandilla de seguridad para evitar accidentes.

Todas las fotografías aquí mostradas on de Freshome.