Si tienes en casa una vieja mesa con la que no sabes qué hacer o si simplemente quieres dar un nuevo aire a tu decoración, hoy te quiero proponer una idea realmente sencilla. Se trata de una idea muy fácil de poner en práctica, adaptable a cualquier estilo y que ofrece infinidad de posibilidades.

Se trata, ni más ni menos, que tapizar la mesa. Sí, tal y como lo lees, ¡tapizar la mesa! Es muy habitual tapizar las sillas, los sillones… Sin embargo, no es muy común tapizar la mesa.

El resultado puede ser realmente espectacular. Aquí tienes un buen ejemplo:

mesa tapizada

Lo único necesario para llevar a cabo esta idea y crear una original mesa es simplemente un retal de tela y, en caso de que se desee, también algunas tachuelas para decorar los bordes.
Forrar la mesa es realmente sencillo, sólo hay que extender el tejido sobre la mesa y luego estirarlo y sujetar con grapas por la parte de abajo del tablero de la mesa. Si se desea, en los bordes de la mesa se pueden colocar algunas tachuelas de manera decorativa.

Se trata de una manera ideal para renovar una vieja mesa, para darle un toque más actual a una mesa antigua o simplemente para renovar la decoración de cualquier estancia de la casa. Y lo mejor es que es una idea que se puede adaptar a cualquier estilo y tipo de decoración, dependiendo del tejido escogido.

Compartir