Si te encanta reciclar, hoy te proponemos añadir cremalleras a tus botellas de plástico. De esta forma contribuimos a cuidar del medio ambiente y descubrimos una forma divertida de organizar nuestros accesorios.

Podemos utilizar estos botes de manera funcional para albergar multitud de pequeños objetos y artículos. Reutilizar recipientes de plástico, de esta forma, es bastante útil y original. 

Los materiales que necesitaremos son:

  • Una botella de plástico blando
  • Cúter
  • Un clavo
  • Una pinza
  • Aguja
  • Una cremallera

Lo primero que hacemos es recortar la botella por el lugar que quieras añadir la cremallera. Puede ser más hacia arriba o hacia abajo, piensa en la función que le darás. Asegurate de que el corte salga en línea recta!

Seguidamente coge el clavo con una pinza y caliéntalo con un mechero. Utiliza el calor del clavo para hacer los agujeros en el plástico, estos agujeros serán las ranuras por las que nos ayudaremos para poder coser la botella.

La cremallera que ubiquemos, deberá tener la misma medida que el contorno o el diámetro de la botella. Cuando la tengas a mano, basta con coserla por los agujeros marcados, como si lo hicieras con cualquier otra prenda.

Pasa el hilo que más te guste y une la cremallera. Una vez acabado vemos un resultado muy bueno y útil para organizar lápices o guardar las gafas, por ejemplo!