Esta semana perdí el teléfono, se fue en manos de un hombre que vino a mi escritorio y se lo llevó. Ya lo conté con anterioridad. Recuerdo que estaba muy decepcionada y afligida sobre todo porque perdía toda mi agenda de la que no tenía copia. Después de muy pocos días he recuperado datos y las comunicaciones siguen ocurriendo con o sin el aparato. Cuando alguien quiere hablar conmigo lo logra porque soy muy fácil de localizar y siempre estoy revisando el correo electrónico. El móvil claro que ayuda pero no es el único medio.

También he recuperado la tranquilidad y la privacidad. Cuando yo era adolescente no existía la telefonía móvil y en todo caso llevaba una vida social activa. No discuto que ahora todo es más complejo pero si que agradezco tener unos días de descanso de mi localizador. Debo hacer un duplicado de mi tarjeta y creo que muy pronto iré a hacer la fila, rellenar los cuestionarios y pagar algún dinero.

Todo sería más sencillo si la comunicación telefónica estuviera ya directamente conectada a internet y trabajara mediante nuestro ordenador. Yo desde ya uso el teléfono YUBZ TALK ONLINE que se conecta al ordenador como un puerto USB y sirve para realizar llamadas soportadas en software como Skipe o MSM. Lo que más me motiva es su apariencia retro y el contraste que hace con los ordenadores actuales en los que usualmente se conecta. Mayor información en la página Web yubz.com