Infantil o no infantil, porque a mi me encanta. También es perfecto para una casa o un espacio juvenil. Es un perchero sencillo pero bonito.

Sólo necesitas una madera. Debes lijarla y quitarle las posibles impurezas que tengas, y después pintarla del color que tu elijas. En la imagen lo vemos en blanco ya que permite mayor facilidad a la hora de combinar colores, pero puedes hacerlo como prefieras.

Los soportes de nuestro perchero serán vasos de plástico, tradicionales pero de los más resistentes, y de colores. También a elegir en función del color del que hallamos pintado la tabla.

Para unir las dos partes podemos utilizar tornillos o clavos, lo que prefiramos. El resultado es realmente bonito.

Vía: apartmenttherapy.com