Si estas pensando en la decoración de la habitación de tu hijo o hija ahora es hoy es el momento perfecto. Muchas veces os animo a que hagáis vosotros mismos las decoraciones. Como siempre digo no es necesario gastar demasiado, con un poco de imaginación basta para crear artículos realmente decorativos.

Hoy os traigo una idea perfecta para vuestros pequeños. ¿Os gustan los pufs? Si, esos asientos tan cómodos y blanditos… ¡todos queremos un puf!


¿Qué te parecería un pequeño y cómodo puf en forma de caballito? Si, un caballo con el que jugar y un asiento cómodo y sencillo con el que descansar. De esta forma decorarás la habitación del pequeño y tendrás un asiento práctico y funcional.

Es bastante sencillo de hacer, solo debemos tener claro los materiales y la idea a llevar acabo; un puf es, básicamente, un trozo de tela rellenada por dentro. Pero esta vez a la tela en vez de darle forma redonda u ovalada, debemos darle forma de un lindo caballo o pony.

Los materiales necesarios son:

  1. Tijeras, cúter o algo que corte.
  2. Tela al gusto, dependerá de lo grande que deseemos realizar el caballo.
  3. Material de costura, como agujas e hilo.
  4. Una cuerda o cinta que servirá de rienda para que el pequeño pueda sujetarse a su nueva mascota.
  5. Dos arcos de madera, abiertos.
  6. Dos tablas de madera de unos 3 cm de ancho.
  7. Relleno para el puf. Pueden ser trozos de goma espuma, bolitas de poliestileno expandido, retales de tela… aplicad el ingenio.
  8. Papel y lápiz para hacer el patrón del caballo.

¿Nos atrevemos a comenzar? El primer paso es armar la estructura interna del caballo, es decir el balancín; con ayuda de las dos tablas de madera unimos los arcos que quedarán como base del caballo para que el pequeño pueda balancearse.


Una vez hecho esto ponemos la estructura de madera sobre un papel grande y con ayuda de un lápiz marcamos el arco o balancín construido. A mano alzada, en el mismo papel,  dibujamos un caballo similar al de la imagen. ¡Dejando siempre como base los arcos dibujados!

La figura realizada nos va a servir como patrón de los laterales del puf; el siguiente paso es coger la tela – a nuestro gusto – y, con ayuda del patrón realizar la forma del caballo.


Una vez acabada cortamos la figura con unas tijeras; debemos dejar mínimo 1 cm de margen para poder coserla más tarde. Unimos los laterales siempre comenzando a coser desde abajo e introducimos la estructura del balancín dentro. Iremos cosiendo hasta dejar una abertura por donde introduciremos el relleno del puf – abundante para que no se deforme demasiado con el uso – cerramos y cosemos.

Por último vamos a decorar nuestro puf – caballito; con un poco de estilo, si no lo hemos hecho ya, le dibujaremos los ojos y la boca. Para rematar podemos ponerle una cuerda o una cinta a modo de rienda; y quizás lana para la cola, podemos trenzarla o coserle tiras de cuero o de tela en la zona trasera.

Es una genial y sencilla idea que hará felices a los más pequeños de la casa. Pero si lo tuyo no son las manualidades, también puede ser adquirido en esta web  www.casasacchi.com.ar/src/Producto.php?IdProducto=130