A veces tenemos una gran pared para decorar y no conseguimos elegir ninguna forma de decorarla que nos guste. O bien ponemos algo grande para que inunde toda la pared, o bien ponemos varias cosas pequeñas que vayan salpicándola. Después de probar varias opciones nada nos convence y entonces ¿qué hacemos?. Pues hoy hemos encontrado una opción más.

¿Qué os parece este reloj minimalista y casi abstracto hecho a mano? Es muy sencillo de realizar y lo tendréis que hacer vosotros mismos. La única dificultad que tendremos será el conseguir colocar lo número de forma que aunque estén descolocados sigan marcando la hora.

Aquí lo vemos aplicado a una oficina o una recepción, pero podemos aplicarlo perfectamente en cada, por ejemplo, el la pared del sofá, sobre él, o en la cocina.

Qué vamos a necesitar:

– Una maquinaria de reloj (cualquier reloj que tengamos en casa y que no sirva puede valer, si no hay ninguno podemos comprarlo.

– para los números podemos utilizar cualquier cosa que se nos ocurra: vasos de plástico, teclas del ordenador, tapones de botellas, chapas, etc…. lo que buenamente nosotros elijamos.

– pegamento

Proceso:

Primero colocaremos el mecanismo del reloj en el centro, para tomarlo como referencia e ir colocando después el resto de piezas. Por cierto, que antes deberemos haber pintado y decorado cada uno de los números.

Una vez pegado el centro, iremos pegando los números como vayamos queriendo, según su forma original, en círculo, en cuadrado, asimétricas, etc…  Cuando pongamos la última pieza ya podremos presumir de reloj original y personalizado y diseñado por nosotros mismo.

Vía: imujer

Compartir