Especialmente para las mujeres, contar con un pequeño rincón en el que poder prepararse y arreglarse, es casi imprescindible.

El baño, muchas veces puede ser un caos y, si no se dispone de un vestidor en el que instalar un pequeño rincón así, una buena opción es buscar un hueco en el dormitorio e instalarlo ahí.

Para crear todo un espacio -aunque sea pequeño- destinado a prepararse, arreglarse, maquillarse, ponerse los complementos y accesorios; no es complicado, todo lo contrario.

dormitorio

Existen algunos elementos básicos que se deben introducir. A partir de ahí, cualquier complemento o elemento decorativo que añada funcionalidad o encanto al espacio, es bienvenido; todo depende del espacio disponible.
Esos elementos fundamentales para que ese rincón para arreglarse y prepararse sea cómodo y práctico son: una mesa, un espejo y una silla. Una pequeña mesa es necesaria para poder colocar en ella todos los accesorios, productos de maquillaje y perfumería, etc. El espejo, es evidente, a la hora de maquillarse o ponerse la bisutería es imprescindible. Y la silla, para estar más cómodas mientras se realiza todo lo anterior.

Una vez que el espacio cuente con los elemento fundamentales, cualquier añadido, ya se puramente estético o porque añade funcionalidad al espacio, puede ser ideal.
Si el espacio disponible es lo suficientemente amplio, un espejo de pie al lado de la mesa podría ser muy cómodo. También podría ser ideal contar con algún maniquí en el que poder colocar también las prendas del vestir. Cuadros, lámparas, accesorios organizadores para la mesa, cojines, etc.

Un rincón para arreglarte dentro del dormitorio puede ser un rincón muy práctico… A ti, ¿qué te parece?, ¿te resultaría útil un espacio así?