La diseñadora danesa Nina Bruun ha creado una sillón que no puede negar su fuente de inspiración. El modelo Nest Chair ha sido creado siguiendo la estructura y forma de un nido de pájaro.

Se compone de parte inferior (base), asiento y cuatro patas para conseguir la estabilización. Para crear una sensación de nido, la diseñadora ha utilizado tiras de abedul de diferentes grosores, que ha entrelazado y girado hasta formar la estructura. Para una mayor comodidad del cliente, ha utilizado un cojín con un color chocolate, discreto para no quitar protagonismo al nido, pero lo suficiente para contrastar con el tono pálido de la madera.

De esta forma también aporta esa sensación de confort, el fondo suave, para hacer referencia a los nidos de las aves que suelen ser forradas con plumón para la comodidad de los polluelos.

Me parece una idea muy original y además sofisticada, que hace referencia elemento de la naturaleza y además muy primaveral, aunque he de decir que casi me recuerda más a un “nido de pasta” de esos que venden en bolsa en los supermercados ¿no os parece?.

Más información: Nina Bruun

Vía: Contemporist