Casi todos sabemos lo que es un palet, hemos hablado en muchas ocasiones de ellos, estructuras de tablones de madera sobre las que se apoyan y transportan materiales mayoritariamente de construcción. Se pueden aprovechar para numerosos usos en vez de dejar que las inclemencias del tiempo actúen sobre ellos, por ejemplo como estructura para una cama o incluso para hacer casas económicas y provisionales.

También puede servir para hacer pequeños sillones, como el que vimos hace un tiempo, y cómodos sofás, como el que veremos ahora. La diferencia entre el de entonces y el de ahora, además del tamaño, es que uno estaba pensado para exterior y el otro para exteriores.

Esto implica una diferencia importante en cuanto a la estética y al tratamiento de la madera, que debe ser más cuidado en el segundo caso.

Como podemos ver, los palets están en color blanco, han sido debidamente lijados y tratados para poder instalarse en el interior, y lo más probable es que tengan unos pequeños tacos bajo su estructura para amortiguar el peso. Para nuestra comodidad compraremos esponjas gruesas u otro material, que después forraremos para que formen la parte cómoda del sofá.

Todo esto lo vimos en el anterior sillón, sin embargo aquí vemos una diferencia interesante, y es que las baldas que hay entre los dos niveles de palets han sido aprovechadas como estantes, para guardar revistas, libros y demás objetos.

A los autores de la idea los encontramos en el blog cuartoderecha.com.

Vía: x4duros

Compartir
Artículo anteriorEspejito, espejito
Artículo siguienteUn mando a distancia en tus cojines
Redactora especializada en decoración de interiores.

  • Eliana Gonzalez

    Buenisima idea, sobre todo por lo de la cama :)

  • yeni interiano

    me encanta esta idea facil y economica me gustaria ver paso a paso para poder hacerlos