Si te gusta el bricolaje y realizar tus propios objetos decorativos, restaurar muebles, limpiarlos y arreglarlos para decorar tu propia vivienda, nada mejor como habilitar una zona para el taller.

Si ya la tienes recuerda que algo muy importante, como consejo, es tenerlo todo bien organizado así cuando vayamos a trabajar sabremos exactamente donde se encuentra todo.

Recuerda que un espacio de bricolaje se puede hacer en casi cualquier espacio que tengamos en casa, siempre que no molestemos las actividades de la sala que compartimos o las salas de al lado.

Intentaremos realizar una distribución inteligente de las estancia o zona que tengamos, para aprovechar todos los metros cuadrados de los que podamos disponer.

Algo muy importante es la ventilación del lugar, deberá ser bastante buena pues en el taller utilizaremos herramientas de todo tipo y en muchas ocasiones levantaremos nubes de polvo, pintaremos y usaremos elementos que necesitarán que  la habitación se airee.

No queremos inhalar productos tóxicos, respirar pintura todo el tiempo o aspirar todas las virutas de madera al utilizar una lijadora y demás.

Otro punto importante es contar con diferentes enchufes de fuerza, estos deberán estar bien distribuidos por el lugar. Recuerda incorporar canaletas e intentar ampliar la instalación.

La organización es fundamental, por ello tendremos todo lo adecuado para guardar las herramientas en codiciones y ordenadas. Lo mejor es tener un tablero en la pared con siluetas de las herramientas, así las colgaremos y las mantendremos ordenadas sabiendo qué tenemos y dónde lo tenemos. Además de esto también tendremos algunas baldas y estanterías metálicas para pinturas, colas, disolventes.. etc.

Es importante buscar un lugar para almacenar tableros de dimensiones más largas o más grandes, así podremos guardar las tablas en condiciones sin molestar.

Por último y otra de las cosas indispensables es tener un buen banco de trabajo, también existen bancos plegables por si no disponemos de muchos sitio.