Todos conocemos ya el estilo Vintage y el ecléctico, pero en el artículo de hoy me gustaría mostraros un par de ejemplos de casas que han sido decoradas con ambos estilos. Gusto y exclusividad sin igual para un ambiente diferente.


Dentro del diseño de interior, podemos dar nombre a una gran variedad de estilos que sumándose formará el denominado estilo ecléctico.


El principal “secreto” de una decoración es no sobrecargar, salvo en excepciones. Lo antiguo y lo moderno se une dando total personalidad a cada estancia de la casa. Equilibrar ambos estilos es lo que da a esta casa personalidad propia.


Vemos como el color y las formas Vintage cobran protagonismo entre paredes. Este estilo se ha creado a partir de líneas clásicas, telas estampadas y múltiples texturas. El mobiliario con acabado envejecido da ese toque que buscamos.

Las protagonistas totales de esta casa serán las flores, ocupando un primer lugar en cada estancia. Incluso estampadas en las cortinas, en el papel, edredones, tapicerías o cuadros; esta fiel protagonista destacará también en jarrones. Las flores secas brindarán frescura al ambiente.


Las lámparas o luminarias que encontramos por la casa suelen ser tipo araña. Preciosas y hermosas alumbran cada estancia con suma delicadeza.


Tanto la cocina como el comedor tienen base en color blanco. Estas dos importantes estancias tienen luz natural que aporta aun mas iluminación gracias al color base.


Un buen detalle en el salón serán los diferentes estilos y líneas de sillas que conjugan en el mismo espacio, justo alrededor de la mesa. Por otro lado los muebles de madera envejecida aportarán un toque cálido y diferente.


Igualmente podemos visualizar la técnica del patchwork en paredes, mantas, alfombras. La luminosidad natural propia de esta casa, gracias a sus grandes ventanales, es aprovechada colocando estratégicamente espejos repartidos por las estancias. A esto se le suma el claro color del suelo y paredes. Espectacular combinación!