Es posible que no tengamos en casa un amplio jardín con un árbol para hacer a nuestros hijos una casita en el árbol (aunque por otra parte es una costumbre más americana que europea), pero si nuestro pequeño/a tiene el gusto por una mini-casita para ellos podemos recreársela en su propia habitación.

En esta imagen vemos una habitación totalmente ambientada como un jardín, y con una casita encaramada en un árbol. Primeramente habría que pintar las paredes como si de un pequeño bosque o jardín se tratase y después ir colocando los elementos necesarios. ¿El principal? La casa del árbol que vemos como está colocada sobre el dibujo de la copa de un árbol.

Después vamos añadiendo cosas, y otro elemento que no puede faltar en el entorno de una casita de árbol es el columpio, colgando de una rama fuerte y hecho con cuerdas anchas y duras. También tiene cabida una mesita de madera, que se podrá subir y bajar para dejar más espacio de juego.

Algo que encanta a los niños son los escondites ocultos, donde guardar sus objetos secretos que nadie podrá encontrar. En esta habitación los cajones sobran por todos lados. Imaginamos que la cama está en el interior de la casa pero no nos la enseñan en ningún momento.

La ambientación de esta habitación corre a cargo de la empresa Kidtropolis que con sus ideas crean auténticos paraísos de diversión para niños, y no tan niños, sobre cualquier tema: deportes, princesas, barcos, etc…

La idea es muy buena pero también hay que disponer de suelto para poder hacerlo y claro, también de bastante espacio.

Más información: Kidtropolis

Vía:  Peques y más