En apariencia en una pequeña casita de madera de juegos para los niños, pero con un simple gesto se convierte en un curioso escritorio. Esta creación de la casa alemana Car Möebel, tiene uno de los lados del tejado abatible y con un simple movimiento pasa de ser tejado a ser tablero de mesa. Las patas serán las puertas del pequeño armario que queda bajo el escritorio, quedando de esta forma un amplio espacio para que los peques se sientan a gusto.

Además, tras las puertas abiertas podemos ver dos baldas de almacenamiento en las que poder guardar juguetes, libros o cuentos.

Cuando ya no necesitemos el escritorio sólo tenemos que volver a plegar el lateral del tejado y cerrar las puertas. Volverá a parecer una simple casita de juegos.

La otra mitad del tejado, la que no se despliega, está pintada con pintura de pizarra, donde podrán jugar a ser maestros enseñando la “lección” a sus alumnos. Se puede adquirir bien en madera sin tratar y en lacado en color blanco.

Más información: Car Möbel

Vía: Decoratrix