Seguro que para unos padres hippies esta sería una cama ideal para sus hijos. Les recordará a sus tiempos de juventud en que se dedicaban a recorrer el mundo predicando la paz y el amor, dentro de una furgoneta Wolfvagen decorado con colores psicodelicos en el exterior, flores y el símbolo de la paz, y en interior colchones y camas diversas para pasar la noche.

Esta versión infantil también tiene una cama en el interior pero se me antoja que será mucho más cómoda. En realidad es una litera que ha sido customizada con un panel de plafón, pintado de colores, de forma que una litera queda oculta tras la “furgo” y la otra sería la “vaca”.

No le falta detalle: incluye la puerta para entra y la escalera para subir a la parte superior, además del retrovisor, también convenientemente pintado con flores.

Más información: Velkommen Hjem