Generalmente las mujeres solemos tener ideas brillantes a la hora de maximizar el uso de los espacios y esta idea no es más que la muestra más fuerte por estos días.

Es muy común encontrarnos con un espacio reducido a la hora de decorar nuestra cocina por eso las ideas inteligentes son siempre las que se llevan todos los créditos.
Otra de las cualidades de las familias por estos días es el poco tiempo para desayunar u almorzar ya que corremos por el colegio, el trabajo y las responsabilidades. Lo importante es que te des ese lugar al día, no dejes de lado ese momento, no te alimentes en el viaje o caminando porque al fin y al cabo no te alimentas, simplemente llenas tu estomago.

La idea más brillante para que este espacio sea sagrado y marque su verdadera importancia en el hogar es la colocación de una mesada especialmente diseñada para pasar momentos reducidos en tiempo pero aumentados en placer. Apenas con una barra de menos de medio metro de profundidad puedes lograr un cambio impactante en tu pequeña cocina. La debes adosar a la pared más larga que tenga la cocina y preferiblemente aquella que tenga la vista al exterior para además disfrutar de luz natural mientras comes alguna delicia. Lo único que queda por hacer es colocar dos o tres bancos estilo taburete, en el estilo que mejor vaya con la mesada. Por ejemplo, si esta es mármol irán geniales taburetes de aluminio. La ventaja de estos es que los colocas debajo de la mesada cuando dejes de usarlos y no ocupan más espacio.

Esta es una idea inteligente, funcional y que sin dudas hará que tomes tu tiempo y empieces a valorar a cada instante tu cocina.