Grandes, pequeños, medianos. Bebés, padres o adolescentes, todos podrán utilizar esta trona que no tiene por qué quedarse obsoleta cuando los niños crezcan. En los últimos meses o años están surgiendo muchas formas de aprovechar los muebles infantiles para que tengan utilidad una vez que los peques han crecido y ya no pueden utilizarlos.

Este es el mejor ejemplo de ello pues la trona E-chair, creada por el diseñador japonés Toshimitsu Sasaki. Pasa de ser una trona para los niños en sus primeros meses de vida, a ser un balancín en el que podrán subir y jugar o un taburete para los mayores, además de una cómoda silla.

Todo ello gracias a la existencia de múltiples ranuras en toda su estructura, que permiten que el asiento de pueda mover a lo largo de toda ella para cambiar de posición.

Más información: fenrir-inc.com/jp