¿Pensando en reformar el baño? ¿no sabes cómo configurarlo para aprovechar al máximo el espacio, personalizarlo y hacerlo mucho más actual? ¿o estás con el clásico dilema de si despedirte de tu bañera o no a cambio de una sofisticada ducha? Esta suele ser una decisión difícil de asumir para muchos, por lo que te vamos a contar las ventajas de cambiar tu bañera por un plato de ducha, pues nosotros estamos convencidos de que hay muchas.

cambiar tu bañera por un plato de ducha

  1. Limpieza: la diferencia entre limpiar una bañera y un plato de ducha es abismal. No es lo mismo frotar una superficie prácticamente plana de 90×90 cm (aproximadamente) a frotar una mucho más amplia de 150×70 cm (aproximadamente) y además con cierta profundidad.
  2. Accesibilidad: acceder a la ducha, e incluso poder sentarse en ella con un asiento especial, es algo que facilita mucho el día a día, tanto de personas mayores como de aquellas en plenas facultades pero que en determinados momentos (por ejemplo, por una lesión) necesitan un lugar donde asearse fácilmente.
  3. Peligrosidad: relacionado con el punto anterior tenemos el tema de la peligrosidad, por ejemplo de niños pequeños en bañeras demasiado profundas, o de picos de bañeras contra los que poder darse un mal golpe. Por no hablar de los clásicos resbalones, muy comunes en bañeras antiguas y desgastadas.
  4. Espacio: si siempre te quejas del poco espacio que tiene un baño para el almacenamiento de toallas, papel higiénico y productos de belleza, te vamos a dar una brillante solución. Una gran ventaja de cambiar tu bañera por un plato de ducha es que tendrás mucho más espacio para introducir algún sistema de almacenamiento adicional.
  5. Funcionalidad: ¿cuándo ha sido la última vez que te has dado un baño relajante? No cabe duda de que tener una bañera en casa puede ser una opción ideal para determinados momentos, pero para el día a día donde lo que hacemos es ducharnos, ensuciar una bañera no tiene sentido.
  6. Ahorro: la bañera nos empuja a realizar largos baños más a menudo de lo que nuestra economía, en ocasiones, nos permite. Por ello, con una ducha ahorrarás dinero, agua y tiempo. Por no hablar de que la instalación es más económica por norma general.
  7. Diseño: a diferencia de antes, una ducha ya no tiene por qué ser la versión económica de una forma de asearse cada mañana. Si lo deseas puedes hacer una ducha de diseño con grandes aportaciones como colorterapia y otros sistemas que la conviertan en un auténtico spa.
  8. Instalación rápida: en Bañeraporducha.com nos ofrecen una ventaja adicional para cambiar tu bañera por un plato de ducha, se trata de un asesoramiento gratuito con el que calculan el precio del cambio y lo ajustan a tu presupuesto, además de una obra e instalación realmente rápida: ¡tendrás tu bañera en solo 24 horas!
También te puede interesar:  Un consola de zebra artesanal

Esperamos que con estas ventajas que te hemos comentado tengas mucho más claro que cambiar tu bañera por un plato de ducha puede ser la mejor solución para la reforma de tu baño. No dudes en compartir con nosotros tu opinión sobre este tema, así como experiencias que hayáis tenido en vuestros hogares a la hora de actualizar el baño. ¡Qué seguro tenéis muchas!

– POST OFRECIDO POR BAÑERAPORDUCHA.COM –

Compartir