Gracias al uso de los vitrales navideños  tus ambientes podrán tener un encanto único, una decoración muy especial. Este tipo de complemento es muy tradicional y queda muy bien en la mayoría de los ambientes. Además de ser una buena pieza decorativa se pueden volver un original obsequio para los más pequeños. Hoy te daremos algunos consejos acerca de los vitrales navideños y los falsos vitrales.

Para conseguir un bonito vitral de Navidad lo primero que debes haces es buscar un dibujo que le guste, si piensas realizar un regalo a un niño piensa que la alternativa en lo que se refiere a diseños infantiles es infinita. Para los novatos nada mejor que los dibujos de líneas y trazos simples.

Vitrales navideños
Fuente: Ellana Reinaldo

Cuando hayas elegido el dibujo ya estarás en condiciones de realizar el vitral de Navidad. Cabe aclarar que los vitrales que eran usados en las grandes catedrales o palacios tenían formas y tamaños imponentes, el objetivo nuestro no es crear trabajos en esas dimensiones sino brindarle a los ambientes un detalle que lo diferenciará y volverá especial.

Si lo deseas podrás hacer figuras navideñas o sino otro tipo de dibujo como personajes de cuentos, figuras geométricas, flores, etc. Para su confección necesitaremos varios materiales, la figura que vas a realizar debe ser del mismo tamaño que el vidrio. También necesitarás plomo adhesivo, pintura especial para vitrales, recipiente para realizar la mezcla, un pincel para cada color, rotulador permanente, cinta adhesiva.

Tendrás que colocar el dibujo del lado de atrás y fijarlo con cinta adhesiva. Calca el dibujo con el rotulador permanente recordando no olvidar ningún detalle. Después deberás aplicar en los contornos el plomo adhesivo realizando las divisiones que le darán el aspecto de vitral. Luego comenzarás a pintar en base a los colores elegidos. Para ello lo ideal es dar golpes suaves con el pincel para que la pintura quede uniforme. Dejarlo secar bien.