Grandes enigmas están por develarse en lo que se refiere al día a día de un hogar. Preguntas difíciles de responder y que conllevarían a una exhaustiva investigación y talvez el desmantelamiento de una  mafia alteradora de lecturas de medidores. O eso es lo que pienso cuando los enigmas son las facturas de servicios públicos, como las de electricidad, agua, teléfono, gas e internet. Cada vez que veo la cifra que hay que pagar, que se incrementa mes a mes, entro en pánico y pienso que estoy siendo atracada por las empresas privadas de las que soy adicta y esclava, y cuando decido enfrentarme al desglose de la factura sufro colapsos múltiples desde la primera línea hasta la última. No entiendo nada, no se que extraño lenguaje se utiliza para medir cuantas veces he encendido una bombilla o qué tanta agua he calentado para hacer café.

En todo caso la política en casa es la del ahorro. No encendemos bombillas innecesariamente, los platos se friegan con agua fría, la calefacción se usa en la noche y la madrugada, la lavadora se pone cuando hay suficiente ropa para hacer una gran lavada, el televisor se enciende cuando vamos a atenderlo (no lo usamos como sonido ambiente), los ordenadores hibernan, los baños de tina solo en los cumpleaños y aniversarios, los cargadores no están conectados inocuamente y solo admito el uso del secador de pelo para las chicas mayores de 15 años, así que solo lo uso yo.

Imagen 2

Existe un útil accesorio que calcula el consumo de energía eléctrica de casa y según un sistema de codificación en colores informa sobre posibles desperdicios de flujo eléctrico o sobre el cese de actividades relacionadas con iluminación, refrigeración, calefacción, electrodomésticos o medios de comunicación. Este estilizado aparato ayuda a reducir hasta en un 25% la factura mensual de energía. El color de la luz del medidor de energía WATTSON, manufacturado por la casa inglesa DIY KIOTO, determina el nivel de consumo que estemos realizando: azul, corresponde a un nivel bajo; púrpura, al nivel intermedio, y rojo al alto. Mayor información en la página Web www.diykyoto.com