La decoración de interiores no se entiende sin la presencia de muchas piezas del diseño español que son auténticos iconos. Cuando nacieron rompieron moldes y muchos se han convertido en imprescindibles. Incluso en productos de lujo. Seguro que te inspiran para esos cambios decorativos que tienes en mente. O después de este post te lances en busca de alguno.

 

diseño español
Fuente: Architonic

Algo cambió en los hogares españoles y en el interiorismo nacional cuando estas piezas del diseño español vieron la luz. Aportaron innovación y una capacidad desconocida hasta el momento para ofrecer soluciones brillantes tras una apariencia simple y bella. Por todo eso son universales. Y lo mejor de todo, siguen teniendo una vigencia rotunda en los espacios domésticos. Podemos pensar en ellas para dar un nuevo valor a nuestra decoración, pues la mayoría continúan editándose. O simplemente acercarnos a su historia para saber porqué no han perdido ni un ápice de interés.

El diseño español en la vida doméstica actual

Fuente: MB

Cualquiera de estas piezas del diseño español son fáciles de visualizar en nuestras estancias actuales y contemporáneas. Aunque fueran creadas en la década de los sesenta, setenta y ochenta, no han envejecido. Mantienen intacto su espíritu funcional y su belleza formal no entra en competencia con los estilos decorativos que inspiran cualquier interiorismo doméstico de hoy. Incluido el tuyo. Minimalista, industrial, vintage, escandinavo, etc. Son muebles y objetos que conviven con naturalidad en ambientes muy diversos.

No es difícil suponer que hayamos reconocido alguna de estas piezas del diseño español en la casa de algún amigo. Además de haberlas visto en revistas y exposiciones. O que seamos unos afortunados y luzcamos alguna en nuestra zona de estudio, presidiendo el salón o como el último fichaje para equipar el comedor de la cocina.

También te puede interesar:  Casita de pájaros que ilumina en el interior

Te presento a esta pequeña familia de iconos del diseño español. Alguno ha llegado a convertirse en un producto de lujo para amantes de lo vintage. Todo un objeto de deseo que se cotiza al alza en subastas internacionales. Te lo cuento ahora.

Una lámpara que revolucionó el concepto de iluminar

Fuente: Santa&Cole

Entre estas piezas del diseño español sobresale una lámpara que propuso una nueva forma de iluminar los interiores domésticos. Tanto por su estética como por su funcionalidad extrema. Hablo de la Lámpara TMM. Uno de los grandes éxitos de la industria nacional, diseñada por Miguel Milá en 1961. Una sencilla pieza de madera de líneas atemporales que planteó una manera innovadora de mover la pantalla para adaptarse al máximo a las necesidades de uso. Ésta se desliza a lo largo del pie para lograr la altura deseada, y además puede llegar a girar 360 grados. Así de sutil y de inteligente es esta pieza, muy cómoda de desplazarse por las habitaciones.

Seguro que al mirar este icono del diseño español la encontramos perfecta para integrarla en más de un ambiente de casa. Sobre todo rodeada de muebles de maderas claras y de butacas de cuero que añadan calidez. Estamos de suerte porque en la actualidad se sigue editando por Santa&Cole.

El flexo que se cotiza a precio de oro

Fuente: todocoleccion

La compañía madrileña Fase fabricó esta lámpara en 1964, sin llegar a imaginarse ni por asomo que estaba fabricando una pieza estrella del diseño español. Fase aportó a raudales modernidad para la época por la combinación de sus materiales, madera y metal. Su brazo articulado también supuso el no va más en aquella década.

También te puede interesar:  Convertir los bolígrafos en lámparas

El atractivo de esta pieza, sólida, estilizada y moderna han hecho de ella un verdadero objeto de lujo, sobre todo desde que dejó de fabricarse en los 90. En la actualidad solo es posible descubrir algún original a través de Internet, en tiendas de segunda mano o antigüedades, y hasta en subastas de Christie´s con algún modelo especial, donde han llegado a pagarse más de 1.000 euros.

No es de extrañar que los amantes de lo vintage también quieran contar con una en su vida doméstica. Su estética y forma, un tanto parecido a un pequeño platillo volante, es infalible para acentuar el aire retro de cualquier rincón de casa con un encanto desmedido. Y también es una aliada indiscutible en ambientes decorados al más puro estilo Mid Century. Por algo el publicista Don Draper de Mad Men tenía esta pieza del diseño español presidiendo su escritorio.

Asientos con el arte como bandera

En este elenco de piezas del diseño español tampoco pueden faltar una silla y un taburete concebidos bajo un espíritu sumamente artístico. Por un lado la mítica Silla Gaulino de 1987, llamada así por su creador, Óscar Tusquets. Como un entrañable homenaje a Carlo Mollino y Antonio Gaudí. Una pieza de gran fuerza expresiva que seguramente nos encantaría tener en nuestro comedor actual. Al igual que la Silla Beetle, capaz de cautivarnos con su forma de escarabajo.

Fuente: ArchiExpo

Lo realmente innovador en Gaulino fue su manera de exhibirse. Parece una pieza de madera de fresno tallada, a pesar de ser un proyecto industrial. Su aire artesano es sin duda unas de las razones por las que nos sigue atrayendo para convertirla en un fichaje para nuestro comedor. Apilable, moderna y con personalidad BD continúa editando este singular asiento.

También te puede interesar:  Lampara June
Fuente: MariscalStore

El Taburete Dúplex también ocupa un puesto destacado en el diseño español, con la huella indiscutible de su creador, Javier Mariscal. Desde su nacimiento en 1981 hay un antes y un después en el campo de este tipo de asientos. Con sus patas irregulares y de colores, se sumó al carácter lúdico que caracterizó al diseño de esta década. Editado por BD Barcelona Design, es una pieza de colección para muchos museos del mundo. Pero también es fácil imaginárselo en nuestros espacios domésticos. ¿O no?

La belleza del objeto cotidiano

Fuente: Architonic

¿Y qué sucede con los objetos cotidianos que también son historia del diseño español? Es lo que ocurre con el Perchero Ona, creado por Montse Padrós y Carles Riart en 1992. Una pieza de madera de línea onduladas a medio camino entre lo escultórico y lo funcional que sigue produciendo Mobles 114. Su carácter atemporal sigue siendo su principal valor. Y aunque podemos admirarlo en la colección del MoMA de Nueva York, no cuesta nada cerrar los ojos y visualizarlo en nuestro recibidor funcional.
¿Qué opinas de estas piezas, ficharías alguna?

Compartir