Una silla parece un objeto en apariencia sencillo. Unas patas o una estructura de base, un soporte en el que sentarse y un respaldo en el que descansar nuestra espalda. Esos son los elementos fundamentales de los que consta ese mueble esencial. Y, aunque simple, puede convertirse en toda una escultura, en una obra de arte. Como la silla de diseño Beetle. ¡Descúbrela!

silla de diseño
Fuente: Honestly WTF

¿Existe la silla moderna perfecta? A lo largo de las décadas han sido muchos los diseñadores, muchos de ellos famosos gurús del diseño, que han intentado crear la silla de diseño 10. Y muchos se acercaron bastante. Sin embargo, no es tarea fácil, ya que son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta.

Para empezar, no solo ha de ser bella estéticamente, sino también cómoda y original. Y ha de hacer gala de un estilo acorde a los tiempos que corren, más allá de vanguardias, de movimientos y corrientes artísticas, de modas y tendencias.

Pues bien, no sabría decir si existe o no la silla moderna perfecta, pero sí sé que hay una que podría llegar a parecérmelo. Una silla de diseño con un toque mid-century modern que parece triunfar allí donde va: la silla Beetle de Gubi. La verás en todas partes, si estás atento a la actualidad en lo referente al interiorismo, el diseño y la decoración.

Una silla de diseño inspirada en un insecto

Fuente: The Interior Editor

La silla Beetle, fabricada y comercializada por la firma Gubi, es un diseño de GamFratesi Studio. Dos arquitectos forman este estudio que se localiza en Copenhague: la danesa Stine Gam y el italiano Enrico Fratesi. Ellos concibieron el maravilloso asiento en 2013. En estos cinco años, no solo no ha perdido ni una pizca de actualidad, sino que ha ganado en fama y popularidad. Hoy es uno de los asientos más aclamados.

También te puede interesar:  9 de las mejores casas futuristas e interiores

Para crearla, los diseñadores se dedicaron a estudiar la anatomía de los escarabajos, esos insectos con concha y delgadas patas. Tenían el exterior duro y el interior blando, y eso mismo quisieron reflejar en la propia silla, compuesta por un armazón robusto y sólido en el exterior pero suave y mulido en el interior.

La producción de la Beetle Chair

Fuente: The Interior Editor

Desde el principio la fabricación de la prometedora silla corrió a cargo de la prestigiosa firma Gubi, que se estableció en 1967 en Dinamarca. Se distingue por su cuidada producción de piezas icónicas del diseño, y también por sus propuestas innovadoras.

La silla escarabajo es un asiento fabricado en chapa moldeada laminada, con asiento y respaldo realizados en dos partes separadas que después se unen. Se sostiene sobre unas patas metálicas finas, como son las de los escarabajos. Pueden ser negras o en acabado de color latón.

En cuanto a la tapicería, aunque ahora existen diferentes versiones y el cliente puede elegir la que más le gusta, en su fase inicial se creó de tela y cuero. Con el tiempo se ha demostrado que uno de los modelos que más aceptación ha tenido, ha sido la silla Beetle tapizada en un terciopelo brillante y suave, con un toque lujoso que enamora a cualquiera.

Fuente: The Interior Editor

Pero también hay sillas Beetle con tapicerías en tejidos estampados, con diferentes patrones y diseños.

Un amplio catálogo de ideas

Fuente: The Interior Editor

Lo que empezó siendo una silla de diseño se convirtió en todo un panorama de diferentes opciones: apareció el sillón Beetle, el reposapiés y el taburete de bar. Y también otras versiones del primer asiento. Con una u otra tapicería, con patas de madera, etc.

También te puede interesar:  Unas sillas muy a la moda

La última versión de la mítica silla de diseño es su versión sin tapizar, que ofrece grandes posibilidades. Se trata de una, o mejor dicho dos carcasas de plástico de polipropileno que forman la concha del escarabajo.

El plástico está tratado con una textura mate muy agradable al tacto, y resulta muy cómoda cuando uno se sienta. Además, hace gala de una amplia variedad de colores para la carcasa y varios acabados para las patas. El resultado es una silla más ligera y resistente.

Cómo integrarla en el espacio

Fuente: Mani Studio

A poco que busques, encontrarás la manera de integrar una silla tan especial en tu propia casa. Quedará perfecta en cualquier comedor, alrededor de una mesa redonda o a ambos lados de una larga y rectangular.

Fuente: The Interior Editor

Pero no es la única manera en la que podrás disfrutar de tu silla de diseño Beetle. También puedes ponerla delante de tu escritorio en un estudio o en la zona de trabajo. Como es bastante cómoda, podrás trabajar sin problemas sentado en ella.

Pero, ¿para qué negarlo? Cualquier espacio es bueno para colocar una silla Beetle. Le dará al espacio una nueva dimensión, ya la pongas en el recibidor, en el dormitorio o en el salón.

¿Cuál te gusta más? ¿La versión tapizada en terciopelo o la estampada? ¿Con patas negras o acabadas en latón? ¡Todas son geniales!