El post de ayer me dejó con un buen sabor de boca para empezar la semana, con tanto color era imposible no enfrentarse al lunes con una sonrisa.

Después de preparar el post con las novedades de Zara Home, recibí la newsletter de Etsy y, su propuesta me gustó tanto, que he decido dedicarle el post de hoy.

La pregunta que se hacen es muy sencilla:
¿Si nosotros cambiamos nuestra vestimenta y carácter según la estación, porqué nuestra cocina no puede hacerlo? Por eso para el Invierno nada mejor que una taza grande para poder tomar café y chocolate caliente, para el Verano una vajilla alegre con muchos colores, para la Primavera flores a tutiplén y para el Otoño manteles y mantas que nos preparen para el frío que viene.

Los productos que no pueden faltar durante el Invierno son de color blanco con dibujos y motivos en negro, que transmiten bajas temperaturas. Pero rescatando productos vintage y alguna que otra pieza, el calor nos llega en forma salero y pimentero, una pizarra en una bandeja o en una renovada tetera de metal.

Con la Primavera empiezan a llegar las primeras gotas de color y, pasamos del marrón, al azul y al verde. Margaritas para la lámpara del techo, platos con geometrías y trapos con flores bordadas a mano. Sólo nos falta un refresco en la puerta de casa y unas gafas de sol.

Para el Verano hay estampados en naranja, exprimidores para probar la fruta de la temporada recién traída a los puestos del mercado y una taza para desayunar con un tierno saludo.

Y mientras despedimos los últimos rayos de sol, preparamos un Otoño con las especies que utilizaremos en los nuevos platos, necesitaremos una tetera más grande para los litros de té que vendrán cada tarde y unos trapos que nos cuentan las hojas que empiezan a caer.
Seguro que hasta Vivaldi nos dejaría unas notas de “Las Cuatro Estaciones” para concluir.

Post original: Etsy